Acaba con las orejas de soplillo gracias a la Otoplastia

La otoplastia, o cirugía en las orejas, es una de las operaciones de cirugía estética que más se realiza en los niños, de hecho suponen un mayor porcentaje de las operaciones de otoplastia que los adultos.

Su finalidad suele ser en la mayoría de los casos estética, tratar de evitar que las orejas estén ubicadas de forma muy pronunciada hacia el exterior de la cabeza, sobresaliendo así más de lo normal. Otro caso por los que se recurre a la otoplastia es si el tamaño de las orejas es muy abultado, o si presentan alguna forma un tanto extraña que pudiese corregirse con la operación.

Como hemos comentado, esta cirugía, suele realizarse en niños menores de 15 años, existen casos en el que tanto los padres como el niño, están de acuerdo en una operación para mejorar su estética, pero se prefiere esperar a una edad más avanzada, puesto que el niño está en pleno crecimiento. Esto realmente es un criterio válido para muchas intervenciones y tratamientos, pero en este caso, las orejas suelen dejar de crecer y por lo tanto terminar su desarrollo entre los 4 y los 5 años.

La sociedad española de cirugía plástica reparadora y estética recomienda que, en caso de que los padres estén preocupados por la forma de las orejas de su hijo, lo primero que tienen que hacer es hablar con él para explicarle tranquilamente en qué consiste la operación de otoplastia y qué resultados va a obtener una vez terminada la intervención. Es importante que el niño (o el adolescente) forme parte de todo el proceso y que no sea una decisión unilateral.

No se recomienda someterse a cirugía en el caso de que el niño no este a disgusto con sus orejas. ¿Por qué? Pues sencillamente, por que aparte de todos los riesgos que implica entrar en quirófano, al anunciarle al niño la posibilidad de una intervención, tal vez, le dé una importancia que hasta entonces no había, y el problema comience a acrecentarse, puesto que él realmente se dé cuenta y su autoestima se vea más condicionada por la opinión de los demás.

En el caso de que lo anterior ocurra, y que el niño sufra acoso o burlas de sus compañeros, se producirá un daño psicológico. Si este daño es realmente causado por sus orejas, y el complejo que estas crean, y así es evaluado por un profesional, esto puede derivar en que la seguridad social se haga cargo de la intervención. También puede ocurrir en el caso de que sea una malformación de gran magnitud, aunque por regla general, no suele ocurrir que sea el Estado quien se haga cargo de los costes de la intervención.

Intervención

Durante la intervención, si el paciente es un niño pequeño, se utilizará anestesia general, si se trata de un adolescente o un adulto, lo normal es utilizar anestesia local, con el fin de que la zona que se va a tratar esté bajo los efectos de la misma.

La otoplastia tiene una duración media que generalmente está comprendida entre las 2 y las 4 horas, pese a que se trata de una operación aparentemente pequeña o sencilla, cada paciente requiere un tiempo distinto.

La cirugía se realiza mediante una incisión en la zona posterior de la oreja, de forma que se consigue acceder al cartílago con el fin de esculpirlo, eliminar una parte, o simplemente colocar de nuevo en su posición adecuada. Si el cirujano lo estima oportuno, puede dar unos puntos internos para tratar de corregir la forma y que su posición sea óptima. Esta es la técnica más utilizada, aunque cada paciente y cada caso, requiere un estudio previo para estimar si es la más adecuada. Su principal ventaja es que la cicatriz se encuentra ubicada en una zona que no es visible a simple vista.

Por regla general, aunque no sea necesario siempre, se suelen operar las dos orejas con el fin de evitar una asimetría después de la operación y que los resultados sean lo más naturales posibles.

Por último, existen casos de microtia, que se da en la gente que nace sin oreja (o escasamente desarrollada) o que la pierde debido a un accidente. En estos casos, el cirujano es capaz de recomponer el miembro o diseñar y elaborar uno nuevo a partir de una prótesis o cartílagos autólogos.

Recuperación y postoperatorio de la otoplastia

La otoplastia es una intervención que tiene la ventaja de poder realizar una recuperación rápida tras la operación. El paciente suele encontrarse bien horas después de la operación y rara vez es necesario el ingreso en clínica, solo en los casos en los que el paciente sea un niño pequeño, se mantendrá bajo observación médica mientras duren los efectos de la anestesia general y se recupere por completo de la misma.

Lo normal es que tras la operación existan algunos dolores, pero totalmente soportables, si en algún caso fuesen demasiado importantes, el médico será quien determine que tratamiento seguir tras la operación.

En la mayoría de casos se utiliza vendaje tras la operación, el cual vigila que las orejas mantengan su nueva posición a la par que se evita que entre en contacto con algún elemento que perjudique la recuperación. Este vendaje se cambiará por otro más ligero y llevadero a los pocos días. De esta forma el adulto o el niño, podrán reincorporarse a la actividad laboral o a la escuela de nuevo en una semana aproximadamente.

Antes de someterse a una operación de otoplastia, debemos analizar si nuestro problema es la morfología de la oreja, si tenemos unas orejas prominentes o también llamadas “orejas de soplillo” o si se trata de microtia. Para hacernos una idea de los resultados esperados, debemos consultar al especialista y dejar todo el proceso en manos de profesionales, por regla general, si es para nuestro hijo, debemos informarnos bien de cuáles son sus deseos, qué opina y si realmente está convencido de que desea someterse a la otoplastia. Solo entonces, debemos ponernos manos a la obra para buscar un profesional que nos ofrezca garantías y que esté debidamente cualificado.

Vídeo

Acaba con las orejas de soplillo gracias a la Otoplastia 5.00/5 (100.00%) 1 vote
Share on Google+0Tweet about this on Twitter2Share on Facebook0

10 Comments

  1. Otoplastia, resultados perfectos 23 abril, 2014 at 9:05 am Reply

    Algunas personas no se sienten conformes con sus orejas, ya que éstas son de gran tamaño o poseen imperfecciones en la forma de las mismas. Este defecto no es problema para algunos y pasa desapercibido para muchos que los poseen, en cambio otros no se sienten a gusto con ellas y hasta se sienten avergonzados de cómo lucen, debido a las bromas y chistes que se realizan sobre las mismas.

    Las imperfecciones en las orejas no causan problemas funcionales, sin embargo afecta a la estética, aun más en los hombres que tienen las orejas más a la vista al llevar el pelo corto (las mujeres con este problema suelen disimularlo tapándolo con éste).

    La solución para este problema estético es una cirugía estética, la cual modificará su forma y corregirá las orejas, transformándolas en un oreja de forma y tamaño natural que luzca proporcionada con las demás facciones del rostro.

    La intervención quirúrgica para modificar las orejas, la otoplastia, no reparara ningún problema funcional auditivo que posea el paciente, solo la forma de las mismas.

    Aunque existen otros tratamientos no quirúrgicos para modificar las orejas, los profesionales siempre recomiendan la cirugía de otoplastia, ya que brinda resultados excelentes y permanentes, sin dañar al paciente. Aunque el precio sea mayor a los demás tratamientos la intervención quirúrgica permite ahorrar tiempo y dinero en tratamientos temporales.

    La otoplastia se puede realizar en personas de cualquier edad. No es necesariamente esperar a ser un adulto o un adolescente para realizarse esta cirugía. En los últimos tiempos muchos padres se dirigieron a los centros de estética para someter a sus niños a una cirugía de otoplastia, ya que la burlas y los chistes que se realizaron en el colegio o de parte de sus amigos le afectaron el autoestima del niño.
    ¿Cómo se realiza la cirugía de otoplastia?

    Una o dos semanas antes de la cirugía el paciente no debe tomar medicamentos como aspirinas o antinflamatorios, ya que estos pueden llegar a causar en algunas personas hemorragias internas. 3 semanas antes de la otoplastia si el paciente es fumador, debe abandonar el tabaco, ya que puede provocar problemas de cicatrización.

    La intervención quirúrgica se hace bajo anestesia local más sedación, lo que permite que el paciente se encuentre despierto durante la cirugía pero muy relajado, también se puede utilizar anestesia general y el paciente estará totalmente dormido y no sentirá nada.

    La cirugía consiste en realizar una incisión en la parte posterior de cada oreja y así modelar y modificar el tamaño a través de cortes, extracción y suturas del cartílago auricular.

    El cirujano trabajará para conseguir el resultado de unas orejas con forma natural y de tamaño proporcionados, además de conseguir “pegar” las orejas al cráneo (eliminando lo que se llama las orejas de soplillo).

    Una vez que se haya terminado la cirugía el cirujano colocará vendas en las orejas para que el paciente evite golpearlas o movilizarlas a la hora de dormir. Estas vendas se utilizarán durante una semana. Es común que después de la cirugía el paciente sienta dolor leve y pequeñas molestias en las orejas, también posiblemente se inflamen y aparezcan pequeños hematomas.
    Resultados excelentes

    Cuando termine la cirugía el paciente ya puede retirarse inmediatamente del consultorio a su hogar. Las actividades cotidianas y laborales se pueden retomar en una semana, sin embargo es recomendable que el niño regrese al colegio o el adulto al trabajo luego de dos semanas, para ya regresar luciendo la nueva forma de las orejas sin inflamación, vendas ni moratones.

    La otoplastia como toda cirugía posee riesgos y complicaciones, sin embargo la mayoría de las veces las cirugías se realizan perfectamente y brindan los resultados que se esperaban sin presentar ninguna complicación.

  2. ¿Sirve la otoplastia para los complejos? 7 julio, 2014 at 7:25 pm Reply

    En el ámbito de la cirugía estética, existe una operación llamada “otoplastia” que es la cirugía que perfecciona las orejas. Con esta cirugía de orejas se pueden eliminar defectos como las “orejas de soplillo”, el tamaño, así como su simetría.

    Mediante la cirugía estética hoy en día podemos corregirnos casi cualquier defecto que nos incomode e incluso afecte a nuestra autoestima. A muchas personas les resultan antiestéticas sus orejas, pues no hay problema, porque con una intervención adecuada, podrán obtener unas orejas perfectas y librarse de ese complejo para siempre.

    Los potenciales pacientes pueden tener cualquier edad o sexo, sin embargo, cuando el defecto se ve claro durante la infancia, es mejor corregirlo cuanto antes, ya que el cartílago de la oreja resulta más flexible que en la edad adulta, por lo tanto es más manejable, se remodela mejor y la recuperación es más rápida. Lo más recomendable es realizar la intervención entre los dos y los cinco años (2-5 años) si las orejas son muy prominentes y si el defecto es menor y la familia quiere que el niño participe en la decisión, la mejor edad para hacerlo sería entre los siete y los diez años (7-10 años).

    Cómo es la operación

    El cirujano realizará la operación por la parte posterior de la oreja, para evitar que queden cicatrices visibles, y básicamente se reduce en remodelar el cartílago. El cirujano realiza una incisión en el pliegue cutáneo que hay tras la oreja y mediante suturas corrige tanto su posición como su forma originales. En casos muy significativos, a veces se elimina algo de cartílago.

    Por su parte, la reducción del tamaño en ocasiones conlleva otro corte en la parte frontal de la oreja, junto donde se dobla, para evitar que se note a simple vista. Nadie podrá conocer que te has operado de las orejas porque, como decimos, la cicatriz quedará oculta.

    La operación sólo dura una hora y media (algunas veces hasta menos) y sólo necesita anestesia local. Al ser una operación tan sencilla y con tan pocos riesgos, no hace falta que pases ni una noche en el hospital. Se trata pues de una cirugía ambulatoria que no presenta mayores complicaciones.

    En los niños, sin embargo, se lleva a cabo con anestesia general, ya que son propensos a moverse más y se les podría producir algún daño durante la intervención.

    Postoperatorio y precios de la cirugía de oreja

    El postoperatorio tampoco es demasiado complicado. En el hospital nos colocarán un vendaje alrededor de la cabeza que cubra las orejas. Es algo aparatoso, pero no es necesario llevarlo durante mucho tiempo, como máximo unos cinco días (5 días).

    Después, una vez que nos retiren el vendaje inicial, nos facilitarán una cinta blanda con las que deberemos dormir, para evitar que salten los puntos por una mala postura o que la oreja se deforme durante su cicatrización. La hinchazón y las molestias pueden durar varias semanas, dependiendo de tu capacidad de regeneración y recuperación.

    En menos de una semana, si no tenemos ninguna complicación, podemos regresar a nuestras actividades habituales y aproximadamente en dos, a nuestra actividad total, incluidos los deportes. Si hacemos caso de todas las indicaciones que nos dé el médico, no tenemos por qué tener ningún problema y los resultados serán óptimos.

    En lo que se refiere a los precios de la otoplastia, como en cualquier otro tratamiento estético, dependen del profesional que las realice y el centro que elijamos. Si nos decidimos por elegir el doctor, este probablemente tendrá que alquilar un quirófano y contratar al personal que le ayudará durante la intervención, por lo que es posible que nos suba un poco el precio.

    También dependen del tipo de intervención, mientras que una otoplastia sencilla puede rondar los mil doscientos euros (1200€), las que son más complejas y requieren una remodelación más amplia rondan los tres mil (3000€). Es importante buscar todas las posibilidades que tenemos, teniendo en cuenta todos estos factores y elegir la más conveniente para nosotros.

    Si eres una de esas personas acomplejadas por sus orejas, te animamos a someterte a esta sencilla operación de la que estarás completamente satisfecho una vez que veas los resultados finales.

  3. ola yo me hice una otoplastia hace un año y no me ha cicatrizado de la parte de arribita y esta salido el hilo acompañado de unas cositas qe parecen costras ¿qe me recomiendan hacer? ¿es normal?

    • Puede que la recuperación se esté alargando demasiado, habla con tu cirujano y el será el más adecuado para saber la situación de la intervención que el mismo realizo. Posiblemente recetará un tratamiento con medicamentos para la correcta cicatrización.

    • Hola Carlos, esto que comentas es muy raro, debes consultarle a tu cirujano, normalmente, se puede inflamar ligeramente la zona, pero debe remitir poco a poco, cuánto hace que te operaste?

  4. hola despues de que tiempo puedo saber que mis orejas no se van a regresar
    tengo cuatro meses de operada y he notado una ligera regrecion en una de mis orejas

Deja un comentario

Required fields are marked *.