Todos los detalles sobre la liposucción y la lipoescultura

La liposucción (también llamada lipoescultura), una de las operaciones estrella de las clínicas estéticas, nos permite quitarnos esos cúmulos de grasa que tanto penalizan nuestra silueta. Puede realizarse en multitud de partes del cuerpo, desde el vientre y cartucheras, hasta los muslos, rodillas o cualquier zona donde haya un alto nivel de tejido adiposo localizado que queramos eliminar.

Esta técnica, nació en la década de los 70, y la metodología era sencilla: se utilizaba una cánula acoplada a un aspirador, de este modo, hacía una succión lo suficientemente fuerte como para poder eliminar la grasa que con los movimientos circulares íbamos desprendiendo. Como se pueden imaginar, con el paso de los años, la liposucción/lipoescultura ha ido perfeccionándose haciendo este tratamiento mucho menos agresivo y nocivo para nuestro organismo. En la actualidad el procedimiento es similar, pero tanto las herramientas como la cualificación de los médicos han sufrido importantes avances, de forma que los resultados, en la actualidad son mucho más satisfactorios para el paciente.

¿Quién es el paciente ideal para hacerse una lipoescultura o liposucción?

La liposucción tiene un paciente tipo determinado, y debemos tener claro, que no es un sustituto de la dieta o el ejercicio si nuestra situación es la de una obesidad considerable, deberemos ponernos en manos de un especialista, que nos ayude a bajar de peso de una forma constante y sana.

Para la liposucción se recomienda que el paciente que desea eliminar algún cúmulo de grasa, sea una persona con una buena salud, y un peso razonablemente normal. El fin de la operación es eliminar el tejido adiposo que se va acumulando y que nos resulta muy difícil eliminar. Debemos ser optimistas con los resultados, pero también realistas. Existen muchos casos donde el paciente espera un milagro más allá de una intervención estética, y tras hablar con el cirujano, y que este le explique los resultados que se pueden esperar se marcha desilusionado.

La liposucción y la lipoescultura es una operación que puede hacerte sentir mejor, mejorar tu autoestima y hacerte perder alguna talla, pero lo que no se consigue es transformar a una persona. Por estas razones es importante saber antes de someternos a una liposucción en particular y a cualquier intervención estética en general, qué resultados puedo esperar.

Por regla general, antes de una intervención, cuando estamos hablando con el cirujano, trataremos diferentes temas, como principalmente las zonas a tratar, y las distintas posibilidades para ello, como por ejemplo la abdominoplastia. Debemos exponer nuestros objetivos, y el cirujano, nos explicará cuáles son los resultados posibles según la intervención que vayamos a llevar a cabo, procedimiento que se repite en cualquier intervención estética.

Intervención

Para que la liposucción tenga un resultado óptimo, el cirujano debe conocer el historial del paciente, saber si sigue algún tratamiento médico, sus hábitos alimenticios, si es fumador, o si sufre alguna enfermedad. Se le indicarán unas normas que debe seguir a rajatabla para que la operación sea exitosa.

La anestesia que se utilizará dependerá de la cantidad de tejido adiposo que se vaya a extraer, las zonas a tratar, y el estado del paciente, variando entre anestesia local y sedación, o anestesia general. Lógicamente será el cirujano el que decida cuál de las dos opciones se utilizará para cada paciente.

La técnica de la liposucción y de lipoescultura es la misma que años atrás. Se prepara una cánula y se conecta con un dispositivo de succión debidamente esterilizado, de esta forma el cirujano tiene una herramienta con la que romper la materia grasa que el paciente desea eliminar tras realizar una incisión, y succionarla para que finalmente, desaparezca de su organismo. Según la magnitud de la liposucción pueden ser necesarias diversas incisiones si así lo requiere la zona o si se trata de varias áreas del cuerpo. Lo que también influye de manera significativa en la duración de la operación, que puede oscilar entre los 45 minutos y las 2 horas, diferencia que se corresponde a una liposucción de una zona concreta y pequeña, o una que agrupe diversas zonas y un mayor cúmulo de grasa.

En ocasiones es frecuente que haya una pérdida significativa de sangre y fluidos, para los casos donde esto vaya a ser más probable, el cirujano, debe haber informado al paciente para haber preparado con anterioridad una auto-transfusión, con el fin de que la operación se complete satisfactoriamente.

Recuperación y postoperatorio de la liposucción y la lipoescultura

Tras la operación, y con el fin de evitar infecciones, pueden someterse a un tratamiento con antibióticos. La zona intervenida será vendada para tratar de conseguir una rápida cicatrización, y que el organismo se adapte a la figura de nuevo, evitando así la inflamación. Este vendaje puede ser necesario que lo mantengamos durante varias semanas, dependiendo de la magnitud de la operación a la que nos hayamos sometido

Más que una regla general, el proceso de recuperación será muy variable, al igual que el abanico de liposucciones que se pueden realizar en la actualidad, por lo tanto la reincorporación al trabajo, puede estar entre 1 y 3 semanas. Se recomienda comenzar a andar lo antes posible, pues el ejercicio suave mejora la salud y acorta el periodo de recuperación, evitando así la formación de trombos.

Los resultados se observaran en su totalidad transcurridos al menos 6 meses de la operación, cuando la hinchazón haya desaparecido por completo. Lo normal es que tras un mes, ya podamos ver progreso y que la zona tratada luce un aspecto mucho mejor comparado con el de antes de la operación.

Por último, se recomienda que para que los resultados de la liposucción se mantengan, y sean un punto de partida hacia una mejor figura y estado de salud, el paciente debe seguir una dieta sana y equilibrada, realizar ejercicio físico y evitar productos dañinos como el alcohol o el tabaco. Estos consejos son básicos para que la lipoescultura llegue a buen término (que no es otro que mantenerse en el peso correcto sin cúmulos de grasa localizados).

Antes de someterse a una liposucción, debemos asegurarnos de que la clínica está debidamente acondicionada a la par que cuenta con la autorización para la realización de este tipo de intervenciones. Cualquier duda que tengamos de la operación, los resultados esperados, o el postoperatorio, debemos aclararla con el cirujano, para crear un clima de confianza en el que el paciente no tenga dudas del tratamiento al que se va a someter y sepa con certeza que puede esperar del mismo.

Todos los detalles sobre la liposucción y la lipoescultura 4.00/5 (80.00%) 5 votes
Share on Google+0Tweet about this on Twitter4Share on Facebook3

4 Comments

  1. Un cuerpo perfecto es lo que toda mujer desea lucir, sin embargo es muy difícil conseguirlo y mantenerlo. Generalmente la grasa es la culpable de no permitir el objetivo, esta suele acumularse en varias zonas del cuerpo debido a llevar una alimentación inadecuada.

    Las cirugías estéticas permiten modificar el cuerpo de las personas, quitando o aumentando la parte del cuerpo con la que se encuentran desconformes. La lipoescultura es una de las cirugías más solicitadas por las mujeres. Como bien dice su nombre es capaz de esculpir y modelar el cuerpo.
    ¿En qué consiste la lipoescultura?

    La lipoescultura es un método quirúrgico que brinda modelar cuerpo, eliminando el exceso de grasa que está impidiendo lucir una figura delgada y proporcionada.

    Este tratamiento no es para combatir la obesidad ni para bajar de peso sino que se realiza en personas con exceso de grasa que no pudo ser eliminada a través de ejercicios y dietas bajas en calorías. Entonces la lipoescultura modelará el cuerpo marcando esas curvas que las mujeres siempre soñaron tener, generalmente la cintura, y quitará el volumen de otras zonas, como los muslos o los glúteos.

    La lipoescultura no es apta para personas que deseen realizarla en zonas que tengan flacidez o exceso de piel descolgada. Para realizar este tratamiento la paciente debe tener la piel bien elástica en la zona a tratar.

    Este tratamiento puede realizárselo tanto una mujer como un hombre, un candidato perfecto para la lipoescultura es una persona con peso normal pero con grasa en zonas localizadas desproporciona e impide lucir la forma natural del cuerpo.

    La lipoescultura es capaz de modificar los glúteos, las piernas, los brazos, los pechos, el abdomen, espalda, muslos, pantorrillas, rostro, rodillas, estómago.
    Tipos de lipoescultura

    Hay varios tipo de lipoescultura, la más común es aquella que se extrae la grasa con microcánulas.

    Primeramente se aplica anestesia local, general o epidural dependiendo de la zona a tratar y de la cantidad de grasa que se debe succionar. Además aplicará un suero que actuará ablandando y deshaciendo la grasa para que pueda ser extraída más fácilmente. Mientras que la anestesia comience a actuar el cirujano marcará con una fibra la zona en donde retirará la grasa.

    Luego realizará una pequeña incisión en donde insertará una microcánula que se encuentra conectada a un sistema de bomba que permite succionar la grasa, la cual se encuentra en una consistencia de aceite. El procedimiento durará aproximadamente entre 1 y 2 horas.

    Después de terminar el tratamiento se le colocará una faja a la paciente, para poder controlar el sangrado, la hinchazón y para que la piel pueda adaptarse perfectamente a su nuevo tamaño. Esta debe llevarse durante 3 o 4 semanas.

    Los primeros días la zona tratada quedará muy inflamada y no se podrán observar los resultados, pero después de unas semanas se podrá ver los fabulosos resultados y la nueva silueta.

    La inflamación y los hematomas producidos irán desapareciendo poco a poco a medida que pasen los días, es común que la zona se encuentre dolorida y sensible, luego de un mes, ya habrán desaparecido por completo.

    No se puede realizar actividades bruscas ni con demasiado esfuerzo durante dos semanas. Después de 3 o 4 días se pueden retomar las actividades laborales, aunque lo recomendable y lo ideal es que vuelva a trabajar al cabo de una o dos semanas.

    Además de esta lipoescultura también existen la lipoescultura láser y la lipoescultura ultrasónica. Estos métodos no invasivos, que no necesitan de incisiones ni de anestesia general para realizar el procedimiento. Ofrece resultados muy similares a los de la lipoescultura común.

    Con cualquiera de las técnicas lograrás conseguir el cuerpo contorneado y esbelto que siempre deseaste.

  2. Todo sobre la lipoescultura 9 julio, 2014 at 9:56 am Reply

    La lipoescultura es una técnica quirúrgica del campo de la cirugía estética que está destinada a eliminar los acúmulos de grasa que suelen aparecer en lugares como los glúteos, las piernas, tobillos y rodillas, abdomen … e incluso en otros lugares menos frecuentes como la papada o los brazos.

    La lipoescultura es un tratamiento invasivo, en el sentido en el que hay que pasar por el quirófano y utilizar una cánula con tal de absorber todo ese exceso de grasa. Últimamente, se está poniendo de moda un tipo de lipoescultura donde no es necesario todo este proceso, es decir, se trataría de una lipoescultura sin cirugía (destinada a gente que tiene menos cantidad de grasa a eliminar).

    Hay que dejar clara una cosa: la lipoescultura no es un remedio contra la obesidad. Con la lipoescultura intentamos eliminar acúmulos de grasa localizada que no se ha eliminado durante la realización de una dieta para adelgazar. Es normal que ésto ocurra, pues no siempre podemos acabar con toda la grasa que queremos, y si lo hacemos, es lógico que en alguna parte quede algún nódul de grasa que nos es imposible eliminar por mucho que hagamos. En este caso, lo más rápido y seguro es la lipoescultura.
    ¿Es lo mismo una lipoescultura y una liposucción?

    Generalmente podemos afirmar que tanto lipoescultura como la liposucción son la misma cosa. Hemos escrito un artículo donde os contamos cuáles son las principales diferencias entre lipoescultura y liposucción, pero os podemos resumir en que la lipoescultura es la eliminación de grasa abdominal, en cintura y piernas, mientras que el término liposucción se utiliza para eliminar la grasa de otras partes del cuerpo, como los brazos, los tobillos y rodillas o la papada.

    Por eso mismo, podemos utilizar estas dos palabras a modo de sinónimos y cualquier información que podáis encontrar a través de google es aplicable a estos dos términos.
    Antes de la operación

    Vamos a intentar detallarte al máximo cómo serán los momentos previos a la operación de lipoescultura. Por supuesto, si tienes alguna duda, puedes dejarla en los comentarios de este mismo artículo e intentaremos contestarte lo antes posible.
    La cita con el cirujano plástico

    Durante la primera visita al cirujano plástico, éste te realizará un historial clínico, preguntándote cosas como si has sido operada en alguna ocasión de algo, si eres alérgica a alguna cosa, etc.

    El cirujano estudiará tu cuerpo e incluso podrá realizarte una simulación de cómo serían los resultados obtenidos. Te explicará la operación paso por paso y resolverá todas las dudas que puedas tener, como los cuidados que deberás tener durante el postoperatorio, los precios de la lipoescultura, etc.

    Una vez dado este primer paso, te mandará a la consulta del anestesista.
    El anestesista

    El anestesista también te hará un pequeño historial médico, y pedirá una serie de pruebas para comprobar que realmente estás sana y puedes pasar por un quirófano. Entre estas pruebas puede haber:

    Una analítica, para ver que no tienes ninguna complicación como la anemia, falta de glóbulos rojos, etc.
    Un electrocardiograma, para comprobar el estado de tu corazón.
    Una placa de tórax, con el objetivo de descartar cualquier tipo de problema.

    Una vez dados estos pasos, sólo tendrás que quedar con el cirujano plástico un día para que te pueda operar.
    La operación de lipoescultura

    En realidad, la operación de lipoescultura no es muy complicada que digamos (no es por ejemplo como la rinoplastia, donde el cirujano tiene que utilizar su destreza para conseguir una nariz armónica).

    Una vez en el quirófano, el anestesista pasará a realizar su trabajo. Si la lipoescultura que vas a hacerte es en zonas pequeñas, como los tobillos, las rodillas o los brazos, generalmente se utiliza una anestesia local acompañada de algo de sedación. Si por el contrario, la zona a tratar es más amplia, como las piernas enteras y el abdomen, la anestesia más óptima es la anestesia general. Así se evitan las molestias al paciente.

    Una vez el paciente está anestesiado, se procede a infiltrar suero fisiológico en las zonas donde se va a extraer la grasa. Este suero tiene que estar muy frío pues lo que se busca es un efecto vasoconstrictor (para sangrar lo menos posible).

    El cirujano introducirá unas finísimas cánulas por los pequeños cortes que te habrá realizado y empezará a absorber toda la grasa localizada. Primero empezará eliminando la grasa más profunda, luego la más superficial. La cantidad de grasa a absorber depende, lógicamente, de la zona tratada y del exceso de grasa del paciente, pero como norma general no se suele recomendar eliminar más de 5 litros de grasa.

    Una vez hecho ésto, te aplicará un vendaje compresivo y dejará que despiertes.

    Lo mejor es que escuches de la mano de un buen cirujano plástico qué es y cómo se realiza la operación de lipoescultura. Por eso te dejamos este video.

    También te recomendamos que visites el siguiente video donde se ve cómo se realiza la lipoescultura. En este caso, no lo hemos insertado directamente por si acaso eres demasiado impresionable y no quisieras verlo. Ya te adelantamos que no es nada del otro mundo, ni se ve sangre ni nada, pero quizás te dé un poco de respeto el mirarlo y prefieras no hacerlo.
    Cuidados durante el postoperatorio

    Lo más destacable de esta operación es la utilización de vendajes compresivos (o fajas) durante el periodo de recuperación.

    La finalidad de estas fajas no es más que ayudar a la piel a volver a su sitio y eliminar la posibilidad de que la piel quede flácida. Por eso es importante llevar ese vendaje durante el tiempo necesario y así obtener los mejores resultados de la lipoescultura.

    También es posible que el cirujano te recete algunos medicamentos. Entre ellos, puede ser algún tipo de antibiótico (con el ánimo de eliminar la posibilidad de que padezcas cualquier tipo de infección) y, por supuesto, medicamentos antiinflamatorios para bajar al máximo la hinchazón.

    Durante unos días, deberás guardar reposo en casa sin posibilidad de hacer grandes esfuerzos. Esto incluye el no poder ir al trabajo, así que deberás pedir la baja médica (generalmente una semana).

    Un vez pasado este tiempo, volverás a hacer vida normal sin problemas, aún cuando todavía tengas moratones por todas las zonas en las que se ha eliminado grasa. Estos moratones perdurarán durante unos cuantos días, pero no suponen peligro alguno para la salud del paciente.
    Precios de la lipoescultura

    La lipoescultura es una operación bastante cara. Todo depende de la zona tratada, pues no es lo mismo una lipoescultura de tobillos que una lipoescultura de abdomen.

    Por norma general, el precio medio es de 2000 euros para las zonas más pequeñas, hasta 5000 euros para las zonas donde se precisa mayor trabajo.

    En este precio, suele entrar las primeras visitas al cirujano y al anestesista, la operación en sí y las futuras revisiones. De todas formas, lo mejor que puedes hacer es preguntar en varias clínicas estéticas porque el precio suele variar de unas a otras.
    Unos últimos consejos

    Si de verdad tienes un gran complejo por tu figura (con el paso de los años a todos se nos acumula grasa en lugares que no deseamos), no lo dudes y pregunta bien a tu médico las opciones que tienes en el tema de la lipoescultura o cualquier otro tratamiento que pueda movilizar esas grasas.

    Quizás en un principio te dé miedo realizarte algo así, pero la gente que pasa por ello opina que el esfuerzo merece la pena, y que el dinero invertido en este tipo de operación estética es un dinero muy bien invertido.

    Por supuesto, deberás llevar cuidados una vez te recuperes del todo, como por ejemplo llevar una dieta acorde a tus necesidades físiológicas, así como hidratarse convenientemente. Eso no quita que de vez en cuando puedas darte algún capricho, pero debemos ser conscientes de que la celulitis y la piel de naranja pueden volver si nos descuidamos y no seguimos los consejos del médico que te esté llevando.

  3. ¿Lipoescultura o liposucción? 16 julio, 2014 at 3:11 pm Reply

    Cuando hablamos de extraer la grasa mediante algún procedimiento quirúrgico, pensamos en realizarnos una liposucción o una lipoescultura, pero nos puede asaltar la duda: ¿Es lo mismo una liposucción que una lipoescultura? ¿Cuáles son sus principales diferencias? ¿Qué técnica debo utilizar para mi problema?

    Es normal que te asalten estas dudas, pues no somos expertos en cirugía estética y si empezamos a leer por internet parece que a veces nos hablen en chino. Por eso queremos explicarte brevemente si hay alguna diferencia entre estas dos cirugías.
    Diferencias entre liposucción y lipoescultura

    Podemos afirmar que prácticamente tanto la liposucción como la lipoescultura son lo mismo. El procedimiento quirúrgico es el mismo (extracción de la grasa mediante cánulas y utilización de anestesia durante la operación). Es decir, tanto lipoescultura como liposucción son sinónimos.

    Ahora bien, es normal que en cirugía estética se le llame liposucción a la extracción de grasa de partes del cuerpo como los brazos, la papada, los tobillos … y se le llame lipoescultura al mismo procedimiento, pero esta vez extrayendo grasa de lugares como el abdomen, la cintura, piernas, etc.

    Como veréis, es una diferencia conceptual, pero nada más. Se le podría llamar perfectamente “liposucción de piernas” o “lipoescultura de brazos”, pero no se hace porque parece que la palabra “lipoescultura” es más descriptiva y al extraer la grasa del vientre y cintura si que estás “esculpiendo” realmente el perfil del paciente. Dejando de lado esa pequeña diferencia, quedáos con que tanto liposucción como lipoescultura son lo mismo.

    También suele haber una pequeña confusión entre la diferencia entre una liposucción y una abdominoplastia. En la liposucción/lipoescultura se extrae la grasa sobrante y nada más. En la abdominoplastia lo que se elimina es la piel sobrante fruto de alguna pérdida de peso grande, lo cual no quiere decir que no se complemente esta operación eliminando algún acúmulo de grasa con una liposucción.

    Y poco más se puede hablar de este tema. Esperamos haber sido claros con este mini artículo sobre las diferencias entre estas dos operaciones. Por supuesto si tenéis algún tipo de duda, podéis dejar un comentario más abajo e intentaremos solucionarlas lo antes posible.

Deja un comentario

Required fields are marked *.