Una de las operaciones más famosas: El lifting

El lifting quizás sea una de las operaciones de cirugía estética que ofrece los resultados más espectaculares. Con el paso del tiempo, las personas, van experimentando diferentes síntomas de la edad. En algunos casos aparecen arrugas, comienzan a caerse los párpados o se marcan más los signos de expresión. Lo que consigue el lifting es poner freno a esta situación, darle un nuevo aire joven y tenso a nuestra cara y hacernos recuperar un aspecto renovado y vital.

Un lifting es una de las operaciones estéticas más conocidas y populares debido a los grandes resultados que ofrece esta técnica y a su componente social en muchos casos, y es que en las altas esferas de esta sociedad, entre famosos, actores y célebres personalidad, son raros aquellos que no se han sometido a algún tratamiento a medida que pasan los años, en especial, el lifting.

Su finalidad es recuperar la tensión de los músculos faciales, los del cuello, o de la zona en la que se realice, siendo también muy común en los muslos. Puede realizarse de forma localizada si el paciente así lo solicita o si se trata de un caso particular donde alguna zona esté más castigada por la edad. En multitud de ocasiones se suele combinar con otras operaciones como la operación de naríz (rinoplastia) o la operación para las bolsas en los ojos (blefaroplastia). Con el fin de juntar en una sola operación dos intervenciones diferentes y ahorrar, tiempo, dinero y sobre todo, aprovechar el periodo de recuperación por partida doble.

Cuando acudamos a la consulta del cirujano, debemos comentarle nuestras intenciones, qué resultados deseamos obtener y qué idea tenemos acerca del tratamiento, sin duda será el profesional quien nos guíe sobre la mejor forma y el tratamiento más adecuado para realizar según nuestro caso, ya que cada paciente requiere de atención y estudio personalizados.

Intervención

Antes de la operación, su cirujano realizará un chequeo necesario y determinante acerca de su tipo de piel, estructura osea y, en definitiva, un análisis de la zona en la que se realizará la intervención. En el caso de que se opte por una cirugía donde combines varias operaciones, se analizará también los pasos a seguir para llevar a cabo las mismas de la mejor manera. En la misma consulta, se procederá a dar las instrucciones, e informar a su cirujano si está tomando algún tipo de medicamento, que en el caso de que así lo considere el especialista es posible que se recomiende detener momentáneamente el tratamiento.

La intervención por regla general se suele realizar bajo anestesia general, aunque en ocasiones se recurre a anestesia local y sedación, dependerá de la zona y la magnitud de la operación. El periodo mínimo de estancia en clínica suele ser de una noche, con el fin de evitar anomalías o complicaciones durante el post-operatorio y comprobar la correcta evolución del paciente.

Un lifting cervicofacial tendrá una duración que vendrá determinada por las zonas a tratar, y si se realiza simultáneamente con otro tipo de intervención estética. La operación puede durar entre 3 y 6 horas por regla general, pero como hemos dicho, puede verse alterado por diversos factores.

Se comenzará la operación con una incisión a la altura de las sienes, donde comienza a aflorar el cabello, con el fin de disimular cualquier tipo de cicatriz de la mayor forma posible, y a la vez poder acceder al punto en cuestión, prolongando dichas incisiones hasta las zonas que el cirujano estime oportuno, como por ejemplo la zona de las ojeras, o detrás del lóbulo de las orejas. Si la zona a tratar es el cuello, puede producirse esta incisión bajo la barbilla y si se trata de otra zona concreta, será el cirujano el que comente con el paciente por dónde comenzar la operación.

Tras acceder a la zona en cuestión, el cirujano comenzará a extirpar la grasa, o a succionarla según el caso con una técnica similar a la de la liposucción pero a pequeña escala, con el fin de conseguir moldear y definir nuestro rostro. Después se procederá a tensar los músculos y por último, antes de finalizar al operación, eliminar el exceso de piel procedente del cambio de aspecto que lograremos con el lifting, favoreciendo así que quede tensa y firme.

Recuperación y postoperatorio de un lifting

Una vez abandonamos el quirófano, permaneceremos en observación unas 24 horas, dependiendo del tratamiento que hayamos escogido. Es posible que exista un leve dolor, que en el caso de ser molesto, o ir a más deberá ser tratado con los medicamentos previa comunicación con su médico. Se le colocará un vendaje que retirará en la primera semana tras la operación. Es posible que su aspecto luzca desmejorado, con moratones y una leve hinchazón, estos síntomas irán remitiendo con el paso del tiempo, sin tener que darles mayor importancia.

Por regla general, los pacientes ven cómo su aspecto mejora progresivamente y se sienten mejor a partir de los 10 días, lo que implica que el regreso a la vida laboral, estará marcado en el entorno de las 2 semanas.

Una de las ventajas del lifting, es que los pacientes consiguen unos resultados duraderos, se le ofrece una nueva oportunidad a nuestra rostro, glúteos o cualquier zona a tratar de sentirse joven, lo que no descarta que en el futuro, pueda realizarse una nueva intervención ya sea lifting o cualquier tipo de tratamiento estético, pues los años, volverán a pasar y por lo tanto, se traducirá en nuevos signos de la edad.

Por último y antes de someterse a cualquier tipo de tratamiento estético en general y al lifting en particular, es importante acudir siempre a un cirujano cualificado, con experiencia y un largo haber de operaciones a sus espaldas. Encontrar una clínica con instalaciones, y material adecuado, no debería ser tarea difícil, pero siempre, debemos asegurarnos de que cumpla con las normativas sanitarias vigentes.

Puntúa este artículo
Share on Google+0Tweet about this on Twitter3Share on Facebook0

2 Comments

  1. Estiramiento facial 7 julio, 2014 at 2:15 pm Reply

    Es inevitable que la piel de la cara, con el paso de los años, tienda a hacerse más arrugada, pierda firmeza y elasticidad.

    Además de eso, hay otros muchos problemas que poco podemos hacer con ellos por muchas cremas que utilicemos, como:

    Doble mentón.
    Pérdida de la firmeza de los músculos de la cara.
    Mejillas caídas.
    Exceso de papada.

    Es verdad que, muchos de esos problemas pueden ser solucionados con otros procedimientos (por ejemplo, la papada con una dieta adecuada), pero algunas veces es tarde para ponerles remedio y por eso tenemos que acudir a la cirugía para solventarlos.

    Puedes ponerte en manos de un cirujano estético o de un cirujano especialista en medicina oral y maxilofacial. Cualquiera de ellos podrá acabar con esos problemas estéticos con una simple operación.

    Arrugas en los surcos de los ojos
    Estiramiento de la piel de la cara y remodelación de la musculatura

    Hay que estudiar cada caso detenidamente y presentar una solución acorde a las necesidades del paciente.

    La realidad de esta operación es que puede ser muy variable de un caso a otro. No debemos caer en la creencia de que todas las operaciones son iguales pues no es así.

    En un primer lugar, el médico deberá saber qué es lo que espera el paciente, cuáles son sus metas y qué quiere exactamente remodelar. A partir de estos objetivos, deberá presentar soluciones adecuadas a estos problemas estéticos y explicarles qué alternativas tiene.

    En el tema del estiramiento facial, deberán concretar qué es lo que quiere arreglar. Pueden ser arrugas superficiales, las cuales tan solo necesitarán de un pequeño lifting (quizás ampliado con algún otro remedio anti arrugas como la utilización de colágeno), o bien amoldar toda la musculatura de la cara, la cual llevará más tiempo en el quirófano pero los resultados serán mucho mejores.

    Los resultados duran mucho tiempo, alrededor de 6 a 8 años. Para lograr que estos resultados duren aún más tiempo, es aconsejable que cada cierto tiempo acudas al médico que te trató y pueda recomendarte otros tratamientos que funcionan muy bien, como el ácido hialurónico.

    Estiramiento facial
    Información adicional

    Las personas idóneas para esta operación estética son aquellas que tienen:

    Una buena salud en general.
    Tienen la piel cuidada (piel elástica).
    No fuman.
    Tienen una estabilidad emocional y psicológica.
    Son conscientes de las limitaciones de la cirugía y de su edad.

    Otra información que puede ser de interés:

    Se necesita de un par de días de hospitalización después de la cirugía con tal de comprobar que todo va bien.
    El tiempo de la operación es variable, de 1 a 4 horas, dependiendo de aquellas cosas que quieras hacerte.
    La recuperación total también es variable, de 1 a 4 semanas.
    Deberás tomar medicación y seguir los consejos del médico para que todo funcione a la perfección.
    No podrás hacer esfuerzos durante la recuperación.
    El tipo de anestesia puede ser local junto con sedación, o bien general si así lo estima oportuno el doctor.

  2. Lifting facial antiarrugas: Tipos y consejos 16 julio, 2014 at 2:09 pm Reply

    No todas las personas se sienten a gusto con su aspecto físico, y muchas de ellas buscan algún que otro método para solucionar ciertas cosas que consideran desfavorables para su apariencia. Aunque no todos tenemos los recursos necesarios –mayoritariamente, dinero- como para lograr grandes cambios, como por ejemplo alguna cirugía mayor como la de senos o la cirugía de glúteos.

    También existen otras cirugías plásticas mucho menores a las mencionadas recién, que también aportan bueno cambios en nuestro aspecto físico como por ejemplo la cirugía de pómulos y, en el caso de este artículo, el lifting facial. El lifting facial es un procedimiento menor digamos, no cuenta con muchos procesos lo cual la hace una cirugía estética severamente sencilla.
    ¿Qué se consigue con el lifting facial?

    Con el lifting facial logramos disminuir o eliminar por completo –depende de cada caso, obviamente- todas las arrugas que posea el/la paciente en el rostro, sobre todo en la frente. También puede ir complementada con algún que otro retoque en los contornos de los ojos –arrugas conocidas con el nombre de “patas de gallo”- y las que surgen en el entrecejo. Aunque si alguna persona tiene pensado realizarse otra cirugía en su rostro, en ese mismo momento puede complementarla con la de frente para lograr un resultado totalmente perfecto.

    Sin duda es una de las cirugías que nos rejuvenecerán al menos 10 años de nuestro rostro, ya que desaparecerán todas esas molestas arrugas. El lifting facial suele realizarse luego de los 40 años para minimizar los efectos del pasar del tiempo, aunque también puede efectuarse en pacientes mucho más jóvenes los cuales han desarrollado arrugas mucho más tempranas o sólo por herencia familiar aparecen más a temprana edad.
    Tipos de liftings faciales

    En ésta cirugía de frente pueden existir dos tipos de incisiones y el paciente puede elegir entre una y otra, consultando con su médico cual de los dos casos es el que más le conviene.
    Cirugía clásica

    La incisión sigue la forma de una corona y discurre por la frente de una lado a otro. Se inicia en la parte superior de las orejas y pasa bien por dentro del cabello o, en el caso de pacientes con frente ancha, la cirugía se realiza por delante del nacimiento del cabello.
    Cirugía endoscópica

    Las incisiones se realizan entre el cabello, y luego se cose con grapas, las cuales no lesionan tanto los folículos del cabello como los puntos.
    Postoperatorio del lifting facial

    El post-operatorio en cada uno de los casos puede ser bastante diferente, por ejemplo en el lifting facial clásico los pacientes una vez realizada la operación pueden notar una gran falta de sensibilidad en la zona trasera de la cicatriz, también aparece una ligera hinchazón que puede afectar hasta los ojos y las mejillas, pero que tiende a desaparecer en una semana. Otra consecuencia por así llamarle, es la pérdida de cabello en la zona de la cicatriz luego del lifting aunque al cabo de dos meses volverá a crecer.

    En el lifting facial endoscópico las molestias y la hinchazón son mucho menores que en el otro caso, las grapas se sacarán alrededor de los 7 días luego de la operación aunque, los ojos pueden ponerse un poco más morados que en el otro procedimiento, pero estas consecuencias desaparecen con el correr de los días.

    Siempre se corre el riesgo de sufrir alguna que otra complicación, las cuales deberán ser explicadas en las visitas con su médico. Pero hay que recordar que dichas complicaciones son muy extrañas ya que se dan muy pocos casos, por lo que podrás estar totalmente tranquilo.
    El avance médico del lifting facial

    En estos últimos años, se puede decir que la “tecnología antiarrugas” ha avanzado considerablemente. Con respecto al lifting facial, hay médicos que trabajan con las más novedosas técnicas que apenas dejan marcas.

    A continuación os vamos a dejar un video donde os explican más detalladamente cómo es el proceso del este lifting antiarrugas, donde una doctora os explica con todo lujo de detalles esta operación.

    Además, podréis ver cómo es el paso por el quirófano, además de fotos del antes y el después. En este caso en concreto también se os habla de la endoscopia como método para llevar a cabo la intervención.

Deja un comentario

Required fields are marked *.