Cirugía de cuello

El cuello es una parte de nuestro cuerpo que posee una piel bastante sensible y a la cual no le prestamos mucha atención, hasta cierta edad en donde notamos –mayormente las mujeres- los primeros y tan poco deseados signos de flacidez.

Por más que muchas mujeres crean que la infinidad de cremas que aparecen en la publicidad de la televisión puedan ayudar en este tema, creo que es sólo un engaño porque el paso del tiempo no lo quita nada parecido a una crema. Es posible que exista alguna crema de avanzada cosmética que pueda mantener la firmeza de la piel durante unos cuantos años más, pero el único método que es probado hace tiempo, y que da buenos resultados es la cirugía estética de cuello, que casi siempre va acompañada de una cirugía facial aunque pueden realizarse independientemente una de la otra.

Recuperando el perfil del cuello del paciente

Luego de la cirugía estética de cuello el perfil de la paciente recupera sus formas. Las bandas centrales –normalmente llamadas papadas- que aparecen en el cuello, son como cuerdas que parten de la zona superior de él y llegan hasta cerca de la clavícula. Dichas bandas comienzan a aparecer luego de los 45 años y son producidas por la flacidez del músculo que se “descuelga” y arrastra la piel.

Es importante que antes de la operación y antes de la primera visita al cirujano sepas con certeza qué es lo que quieres obtener con la cirugía, qué expectativas tienes con respecto a ella y también cuestionarte tu misma si es que es realmente necesario en tu cuerpo.

Luego de explicarle al médico qué es lo que quieres, él procederá a explicarte todos los detalles del procedimiento que quieres realizarte, las complicaciones que pueden surgir si lo haces y también evaluará tu caso particularmente para saber cuánto trabajo requerirá. Debes de sentirte sumamente confiada con la clínica que has elegido y con el médico que te atenderá de ahora en más, no temas sacarte todas las dudas que tengas al respecto ya que él será el responsable de aclarártelas todas de forma que entiendas sin problemas algunos.

La operación de cuello

Las incisiones que se realizarán durante la operación estética de cuello son:

  • Una es siguiendo el recorrido del trago y del lóbulo de la oreja por su parte anterior, hacia atrás, subiendo por dentro del surco retro auricular hasta la altura deseada y prolongándose hacia dentro de la nuca tras un giro de 90 grados.
  • La otra es justo por debajo del mentón, en la línea media del cuello.

Luego de la cirugía estética, el cuello será vendado firmemente para sujetarlo y a la misma vez, para evitar la formación de hematomas. Es inevitable sentir ciertas molestias luego de la operación, pero debemos de saber que con el pasar del tiempo irán disminuyendo hasta desaparecer completamente.

Molestias durante el postoperatorio

Algunas de las molestias que pueden aparecer son:

  • Durante varios días puede resultarte un poco “tirante” la piel del cuello, y es debido a las suturas y cicatrización de las heridas pero con los días irá desapareciendo.
  • También aparecerán bultos a ambos lados del cuello (no confundir con los gánglios), pero son totalmente normales. Se trata de la inflamación del músculo al ser saturado internamente luego de ser estirado lateralmente.

El tiempo de recuperación de la cirugía de cuello suele durar entre dos o tres semanas, aunque hay muchos pacientes que a los pocos días de realizada la operación ya no sienten dolores y hasta hay desaparecido las inflamaciones. Como puede ver, esto varía de una persona en otra pero que en poco tiempo estarás totalmente recuperado como para seguir felizmente con un cuello sumamente estilizado. Sin dudas es un procedimiento que te sacará algunos años de encima, y te sentirán mucho mejor contigo misma ya que tu aspecto físico cambiará mucho y en forma positiva.

Puntúa este artículo
Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on Facebook4

Deja un comentario

Required fields are marked *.