¿Cómo dar un cambio al aspecto de tu cara?

Es posible que estés pensado en dar un cambio radical al aspecto de tu cara y no sepas por dónde empezar.

Lo primero que debes aclarar es saber qué parte de tu cara es la que menos te gusta y poder así encontrar una solución que se adapte a tus necesidades. Puede ser un cambio de nariz, hacer desaparecer arrugas, obtener una piel más hidratada …

De tí depende elegir qué zona es la que quieres tratar. Nosotros queremos hacerte un pequeño resumen de cuáles son los tratamientos que más van a cambiar determinadas partes de tu cara, y qué beneficios vas a obtener con ellos. Estos tratamientos se engloban en el cambo de la cirugía estética, pues son tratamientos profesionales y que deberá realizarlos un médico especialista.

¿Qué tratamientos estéticos son los mejores para la cara?

El primer tratamiento del que te queremos hablar es la frontoplastia. La frontoplastia (o lifting de frente) es una operación que estira la piel que hay en la frente, eliminando así las arrugas que ahí aparecen. Con la frontoplastia podrás conseguir una frente lisa y sin arrugas. Lo único malo que tiene este tratamiento es que es una operación un tanto agresiva, pero los resultados son excelentes.

También puedes cambiar el aspecto de tu nariz con una rinoplastia. Como os comentábamos en este artículo anterior, la recuperación de la rinoplastia es sencilla y además va a ser el tratamiento que más va a cambiar el aspecto de tu cara. Así pues, un cambio en tu nariz puede ser una buena inversión.

Si es el caso que tienes orejas de soplillo, la otoplastia también es una solución idónea para tí. Con la otoplastia las orejas se “pegan” a la cabeza, siendo una operación de lo más sencilla, de hecho suele ser una intervención ambulatoria, es decir, que el mismo día en el que te operan te vas a casa.

Si el problema son tus pómulos (tienes demasiados o te falta un poco), la cirugía de pómulos es lo mejor en lo que puedes pensar. Con la cirugía de pómulos se puede remodelar el aspecto de éstos, dándoles mayor volumen, o quitándoles si es el caso.

Para las bolsas de los ojos, nada mejor que pensar en hacerse una blefaroplastia. Con la blefaroplastia podrás eliminar ese acúmulo de grasa que forma las odiadas ojeras, dándole a tu cara un aspecto más joven. Además, la blefaroplastia es una operación muy sencilla, y su recuperación es bastante rápida y casi sin complicaciones.

Para cambiar el aspecto de tus labios, el mejor tratamiento es la queiloplastia (tanto de aumento como de reducción). Con la queiloplastia puedes dar a tus labios la forma y volumen que desees sin necesidad de grandes sacrificios, pues como veréis, es una intervención muy sencilla y rápida, donde el mismo día acabarás en casa sin mayor problema.

Como véis, el campo de la cirugía estética facial es amplísimo, y puede hacer mucho por sus pacientes. Además, este campo cada vez evoluciona más y más, encontrando nuevos tratamientos estéticos menos agresivos para los pacientes, y en el que el paso por el quirófano es menos común. Por todo ello, si de verdad quieres cambiar el aspecto de tu cara de forma profesional, te animamos a que vayas a un buen centro estético y te informes debidamente. Seguro que ellos te sabrán guiar mejor que nadie y así otendrás los beneficios de la cirugía estética de la forma más eficiente.

Puntúa este artículo
Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Share on Facebook0

Deja un comentario

Required fields are marked *.